Yucatán posee numerosas bellezas naturales que, en muchos casos, pueden considerarse únicas.

Para empezar, gracias a su situación geográfica, podemos encontrar un rico conjunto de atractivos que incluyen un amplio litoral, cenotes, grutas, exuberante vegetación y una singular fauna.

La ausencia de montañas permite que la vista recorra libremente grandes extensiones de selvabaja. El mar está siempre cerca de cualquier población, porque el estado cuenta con centenares de kilómetros de litoral, en el que numerosos puertos con eufónicos nombres en maya (Chicxulub, Chelem, Telchac, etc.) o en español (Río Lagartos, San Crisanto, Progreso) ofrecen ampliasy cálidas franjas dearena y un mar de oleaje tranquilo en el que podemos compartir los espacios con diversas especies de aves marinas.

El mar de Yucatán es un mar límpido, de temperaturatemplada y con playas que ofrecen todos los servicios. Algunas zonas costeras tienen el carácter de reservas ecológicas y por ello están protegidas por la ley federal. Entre ellas figuran las de Celestún y Río Lagartos, donde es posible hacer una breve travesía en lancha para, a una distancia prudente, observar a los flamencos en su hábitat natural.

El mar de Yucatán se puede disfrutar de múltiples maneras: bañándose en sus amables aguas, tendidos al sol sobre la arena o admirándolo desde alguna fonda o restaurante mientras se goza de la especial comida yucateca. Por si fuera poco, una amalgama de colores se derrama en los amaneceres y crepúsculos marinos.

De noche, la contemplación del cielo estrellado bajo una refrescante brisa puede despertar nuestras imaginaciones más recónditas.

 

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.