“Vivimos al día, si no hay funciones no tenemos entrada”

Sin público, foros culturales independientes proponen ser objeto de créditos y tener más
presupuesto; el programa Contigo a la distancia es sólo una respuesta inmediata, aseguran.

Las medidas de prevención para evitar la propagación del coronavirus en el país, coinciden
artistas escénicos que impulsan y mantienen espacios culturales independientes en la Ciudad
de México, ha puesto en evidencia la fragilidad de la economía informal a la que pertenece más
de la mitad de la población, así como al sector cultural. Además, advierten, cuando pase la
contingencia sanitaria las personas tendrán resistencia a regresar a los foros ya sea por miedo
a que no sean seguros o porque sus nanzas no se los permitirán. La recuperación, dicen, será
lenta y muy difícil.

 

Por ello han puesto en consideración de la Secretaría Cultura local y federal, de la Jefa de
Gobierno, alcaldías, Cámara de Diputados, Congreso local y al presidente de la República,
Andrés Manuel López Obrador, una serie de propuestas con las que buscan mitigar el impacto
económico que pondría en riesgo la continuidad de los recintos autogestivos que forman parte
de la gran oferta cultural de la capital.

 

Algunas de las propuestas de Red de Espacios Culturales Independientes Organizados de la
Ciudad de México (RECIO), que agrupa a Foro Bellescene, Carretera 45, Contigo América, El 77
Centro Cultural Autogestivo, El Albergue del Arte, Foro El Cubo, El Hormiguero, Teatro El Milagro,
Teatro Bar El Vicio, Foro Shakespeare, Teatro La Capilla, La Teatrería, La Titería, Foro Los Arcos
y Un Teatro Centro Cultural, son:
Líneas urgentes de crédito y líneas urgentes de liquidez de hasta 5 millones de pesos,
exclusivas para empresas culturales, con tazas de interés no mayores al 3% anual; crédito scal
de hasta 1 millón de pesos a todas las empresas que tengan por objeto social el arte y la
cultura, mayor presupuesto para la contratación de espectáculos y de artistas nacionales y un
fondo para la compra masiva de boletos que se conviertan en entradas gratuitas disponibles a
la población para incentivar el regreso a los teatros y salas independientes. Y es que, advierten,
tan sólo en sus 15 espacios culturales, en caso de que la contingencia se levante el 20 de abril,
las pérdidas económicas podría ser de casi 10 millones de pesos.

 

El secretario de Cultura, Alfonso Suárez del Real, explicó hace unos días , que
las propuestas de RECIO ya habían sido recibidas y que será lo primero que se discuta cuando
se retomen las mesas de diálogo que la dependencia mantiene con los artistas desde enero
pasado -tras el escándalo que se generó a nales de 2019 por retraso de pagos de hasta once
meses-.

 

Al respecto, Itari Marta, directora de Foro Shakespeare, opina: “Lo que esperamos es que no
platiquemos por mucho tiempo, sino que lleguemos a esas mesas y se nos presenten
soluciones concretas, contrapropuestas claras, que nos digan qué es viable y qué no. La
Secretaría de Cultura federal tampoco ha hecho pronunciamientos claros, esperamos que
tengan propuestas en este sentido. Incluso la iniciativa privada tendría que participar, no creo
que lo que venga sea responsabilidad del sector. No estamos diciendo que estamos sentados
en la sala de la casa, soñando, estamos asumiendo nuestra responsabilidad y estamos
pensando qué hacer para sumar”.
Historias sobre el escenario independiente

 

El Milagro es una asociación cultural independiente, fundada en 1991, que se dedica a
promover la creación escénica, la producción editorial y la reexión artística. En 2008
inauguraron su propio espacio teatral, es autogestivo y en este momento cuenta con el apoyo
de México en escena. Ofrece al año alrededor de 300 funciones, laboran cotidianamente 12
personas y atienden a más de 20 mil personas anualmente.

 

El dramaturgo y director de escena David Olguín, es miembro del consejo directivo de Teatro El
Milagro, y percibe “un abandono de políticas de estado para las artes escénicas”, una situación
que no es nueva y que ante la situación de emergencia sanitaria, se ha visibilizado más.
“He leído ya la reciente propuesta que lanzó la Secretaría de Cultura (Contigo a la distancia, que en redes sociales, después de la entrevista con el artista se dio a conocer otra modalidad de
ese programa), me parece que es una respuesta inmediata, debería haber opciones a largo
plazo. En el caso de los espacios culturales independientes estamos en una enorme fragilidad,
sobre todo los que no tienen apoyos como México en escena, que sí nos da un colchón a los
que la tenemos”, explica.

 

Y añade: “Me parece que andan planteando otras posibilidades, pero más allá de esta
respuesta inmediata, lo que percibo es un abandono de políticas de estado para las artes
escénicas y es grave, no es un asunto nuevo. Desde que surgió la Secretaría de Cultura y mucho
antes, con el INBA, no percibo una batalla, percibo una pobreza económica y una pobreza de
ideas respecto a qué hacer con las artes escénicas”.
Entre las propuestas de RECIO, David Olguín destaca la que se reere a la ampliación de la
bolsa de Eartes a 300 millones de pesos y un cambio urgente en los criterios de selección, que
permita el máximo aprovechamiento de dicha bolsa. “Creemos que Eartes debe ser revisado,
para ilustrar el tema ejemplico: un proyecto de una compañía apoyada por México en escena,
cuyo estímulo es casi el equivalente a Eartes, es decir, de alrededor dos millones de pesos,
genera más de 300 funciones al año; mientras que un proyecto de Eartes genera máximo 30
funciones.

 

De modo que se crean compañías alrededor de un proyecto escénico que no tiene
continuidad, qué bueno que tenemos los Eartes, sin duda, pero no está acompañado de
proyectos con miradas a largo plazo.

 

reabrió sus puertas el pasado 28 de febrero, ante el Covid-19 tuvieron que cerrarlo nuevamente
la semana pasada.

 

“Apenas estábamos empezando a acomodarnos y ya tuvimos que cerrar, para nosotros es
bastante terrible. Los espacios independientes son un sector muy precarizado y lo que nos está
pasando en este momento es que la situación se ha dramatizado. Ya veníamos trabajando en
una ley de espacios independientes, en una ley de artes escénicas porque todos los que
trabajamos en las artes y en la cultura, vivimos al día, vivimos del trabajo en vivo. Los espacios
que estamos en RECIO por eso ofrecimos nuestra visión del futuro inmediato”, explica en
entrevista la actriz Itari Marta, directora del recinto.

 

Respecto a las declaraciones de Suárez del Real acerca de que el impacto económico es para
todos los sectores de la población, especialmente quienes se dedican a la economía informal,
Itari Marta explica que nadie podría estar en desacuerdo y que la sociedad tiene claro que
existen millones de personas en vulnerabilidad. Sin embargo, advierte: “Es el secretario de
Cultura, no el secretario de la causas justas, me sumo a su opinión como ciudadano y le pido,
de la manera más atenta, que represente al sector que atiende. En una ocasión un funcionario
público muy importante, nos dijo que los espacios independientes hacemos lo que hacemos
porque queremos y, claro, qué idiotas somos, ¿por qué no vendemos comida? Nosotros
hacemos esto porque queremos y porque nuestra labor es importante en una sociedad”.

 

El77 Centro Cultural Autogestivo opera desde hace cinco años en la colonia Juárez, oferta
teatro, stand up y talleres, una de sus características es que parte del personal estuvo privada
de su libertad en la Penitenciaría de Santa Marta Acatitla, de modo que son una alternativa de
reinserción social y formación de artes escénicas y de gestión cultural.

 

“Nosotros no sólo somos un espacio teatral, somo también la sede de Teatro penitenciario.
También ofrecemos espacios para compañías emergentes para que puedan ensayar, nuestra
oferta es variada y nuestro espíritu es apoyar a la reinserción social. Estamos esperando que
las autoridades analicen las propuestas, si no hay respuestas o contrapropuestas creo que se
marcará un precedente sobre la relación que tenemos con ellos. No vamos a dejar de exigir y
tampoco vamos a dejar de hacer otras cosas como alianzas entre nosotros mismos, tenemos
que abrir otros canales de desarrollo para el teatro. No vamos a dejar de presionar y no vamos
a parar nuestras actividades, no vamos a hacer como si nada hubiera pasado. Los espacios
culturales representamos toda la oferta que las instituciones no pueden abarcar, somos muy
importantes, no estamos pidiendo que nos paguen una función, estamos pidiendo que nos
amortigüen el gasto, que sean intermediarios con tesorería, por ejemplo”, dice Valeria Lemus,
coordinadora de programación de El77

 

Lemus advierte que la reapertura será un proceso complejo. “La gente, en un inicio, tendrá
resistencia a salir, nosotros tenemos que tomar las medidas necesarias para que la gente se
sienta segura de ir a los espacios. Por desgracia, estamos clasicados como una actividad que
no es necesaria, de modo que tenemos que trabajar mucho para que la gente regrese a las
salas, además, la economía de todas las personas se verá afectada”

 

Elisa Ramos, coordinadora de Foro Bellescene, un espacio dedicado al teatro de cámara, sus
dos escenarios son para 50 y 74 personas, nació hace tres años. “Nos ha ido bien, tenemos la
gran ventaja de que no pagamos renta, sin embargo vivimos al día y si no tenemos funciones
no tenemos entradas, estamos pagando a nuestro equipo de trabajo aunque estemos cerrados
y los estamos haciendo gracias al colchón que habíamos logrado hacer, cuando se acabe y si
seguimos cerrados, estaremos en un grave riesgo. Hay medidas que no queremos tomar como
dejar de pagar a nuestros compañeros, cerrar sería lo último que consideraríamos”, dice.

 

Añade que las instituciones gubernamentales deberían ser conscientes del apoyo que podrían
brindarse mutuamente, una vez que pase la contingencia. “Somos fundamentales para que el
país arranque de nuevo y creo que deberíamos tener una relación más saludable con ellos, más
sana, deberíamos tener un puente ya creado. No es posible que pase esto para que haya
alternativas, para que haya políticas adecuadas. Yo entiendo que las instituciones ya tienen sus
espacios pero no son sucientes y podríamos colaborar. Para restaurarlo todo, nos
necesitamos mutuamente, necesitamos un puente entre nosotros”.

 

Esta pausa, cierra David Olguin, obliga a los creadores a seguir en contacto con el público.
“Necesitamos seguir insistiendo en que el teatro es la consciencia del país. Tendremos que ser
muy cuidados de batallar por nuestros público, pero también mejorar nuestros contenidos,
esperamos encontrar solidaridad mutua, todos los sectores sufren y nosotros tendremos que
ser más accesibles, sobre todo los que tenemos subsidio y esperamos que la población nos
apoye con volver al teatro”.

 

 

 

 

 

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.