Una porquería las mascarillas que llegaron de China a Alemania

*No sirven para nada

 

Una fuente reveló al diario alemán ‘Der Spiegel‘ que las 100 millones de mascarillas que llegaron a Alemania desde China “son una basura“.

Andreas Scheuer, ministro de Transporte alemán, elogió la efectividad con la que los insumos habían llegado a Alemania transportadas en vuelos de la línea Lufthansa.

No obstante, de acuerdo con la fuente, las mascarillas llegaron defectuosas; de acuerdo con reportes, lo mismo ocurrió en Canadá, donde el Departamento de Salud reveló que los cubrebocas KN95 adquiridos a China no alcanzaban los estándares, por lo que no se distribuyeron entre personal de salud.

Esto ocurre cuando reportes señalan que el gobierno de China intentó influir en el gobierno de Alemania para que valorase positivamente el manejo de la pandemia del coronavirus, según una respuesta del Ejecutivo de Angela Merkel a una pregunta parlamentaria.

El gabinete tuvo conocimiento de “contactos de diplomáticos chinos con funcionarios alemanes con el propósito de lograr valoraciones positivas del manejo de la pandemia por parte de la República Popular China”, precisa la respuesta, cuya autenticidad ha confirmado hoy el Ministerio alemán de Interior, después de que el dominical “Welt am Sonntag” informase al respecto.

En contestación a una pregunta de la diputada verde Margarete Bause, se detalla que funcionarios del Ministerio del Interior fueron contactados por diplomáticos chinos con ese propósito, de lo cual se alertó al departamento de Exteriores.

El Ejecutivo alemán, de acuerdo con la respuesta, no accedió a los deseos chinos.

Sin embargo, en la misma respuesta el gabinete destaca los esfuerzos chinos en la lucha contra el coronavirus y señala que, dentro de una relación estratégica, hay contactos permanentes con Pekín con respecto a varios asuntos, entre ellos la pandemia.

Bause, en declaraciones a “Welt am Sonntag”, criticó la actitud del Ejecutivo alemán ante China y dijo que la respuesta del Ministerio de Interior mostraba una vez más el temor de Berlín a pronunciarse críticamente hacia Pekin.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.