¿Sabias que? La gente que no desayuna, tienen mas probabilidades de ser obesos

Las prisas por la mañana, tener poca hambre nada más levantarse a o, incluso, pensar erróneamente que evitar ese primer bocado puede ayudar a perder algún kilo demás… Son diversos los motivos que llevan a muchas personas a saltarse el desayuno. Se estima que entre el 20 y el 30 por ciento de los adultos no desayunan, una tendencia que según los expertos se refleja en la creciente prevalencia de obesidad y las anomalías cardiometabólicas asociadas.

Sin embargo, como científicos, profesionales de la salud, organismos oficiales, asociaciones e investigaciones vienen apuntando desde hace unos años, el desayuno es la comida más importante del día. Por ello, no desayunar puede llevar a problemas de salud física, pero también, a ver mermadas las habilidades y capacidades mentales.

Problemas, enfermedades y riesgos asociados a no desayunar

Y es que nada mejor que empezar el día dando combustible al cuerpo para afrontar el comienzo de la jornada. De hecho, los primeros alimentos que tomamos nada más levantarnos nos aportan el 25 % de la energía diaria. Por ello, pasar por alto este aporte de energía y nutrientes para el organismo puede pasarnos factura. Algunos de los problemas asociados con no desayunar son:

Problemas de peso y obesidad

Sobre todo en la infancia y la adolescencia. Algunos estudios han ligado la incapacidad para desayunar con problemas de sobrepeso y obesidad en los niños. Los expertos apuntan también que las personas que no desayunan suelen tener más hambre por la tarde y la noche, llegando a la cena con mucho apetito, lo que provoca que se levanten con pocas ganas de desayunar. La cuestión es que, si hay un ayuno prolongado, luego se come mucho y es más fácil que esas calorías se acumulen en forma de grasa.

Riesgo de infarto

Un estudio de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, alertó de que saltarse el desayuno puede elevar el riesgo de infarto, principalmente en los hombres. Publicada en la revista Circulation en julio de 2014, concluyó que no desayunar lleva a uno o más factores de riesgo de infarto, como obesidad, presión arterial elevada, colesterol alto y diabetes.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.