¿Sabias que? Dormir no hace bien.

Dormir bien, no sólo nos ayuda a dirigir mejor nuestra atención,  sino que también nos hace capaces de aprender y procesar más fácilmente la información que nos va llegando a través de los sentidos durante el día.

¿O es que nunca nos ha pasado tener una idea rondando la cabeza e irnos a dormir sin resolverla, y al despertar verlo todo más claro? ¿Quién no ha resuelto un problema tras una placentera noche de sueño profundo? No es de extrañar que esto ocurra ya que, mientras dormimos nuestros cuerpos están descansando, pero nuestra mente está procesando activamente los hechos que han ocurrido  durante ese día,  e intenta poner solución a todos los cabos sueltos que hemos ido dejando.

 

De hecho, según varias investigaciones, nuestras neuronas llevan a cabo una frenética actividad durante la noche (quizás recreando lo que hemos vivido de día), siendo más activas durante el sueño que durante el periodo de vigilia.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.