Reivindican a Cuitláhuac, señor de Iztapalapa

La historiadora Beatriz Ramírez González asegura que este personaje, a pesar de ser un hábil estratega y un guerrero victorioso, no tiene aún el lugar que merece en la historia de México ya que fue el único tlatoani que logró vencer a los españoles

Un político hábil, uno de los principales consejeros de Moctezuma II, estratega inteligente y guerrero victorioso. A pesar de estos atributos, el emperador mexica Cuitláhuac (1476-1520), quien sólo gobernó en Tenochtitlán durante 80 días, pues se contagió de viruela y murió, no ha tenido el lugar que merece en la historia de México.

 

La autora del libro Cuitláhuac, presente en la memoria de México comenta que éste era el Señor de Iztapalapa a la llegada de los españoles al Valle de Anáhuac, en 1519; y que, visionario, nunca estuvo de acuerdo en que se le diera la bienvenida al conquistador Hernán Cortés, aunque tuvo que recibirlo, siempre desconfió de sus intenciones y, cuando tuvo oportunidad, organizó un ejército para derrotarlo.

 

Por estas razones, Clara Brugada, alcaldesa de Iztapalapa, donde nació el héroe azteca, presentó el pasado 19 de febrero un programa  para recordar las hazañas guerreras de Cuitláhuac en 2020,  que incluiría diversas actividades académicas, artísticas y tradicionales que buscan conmemorar los 500 años tanto de la Noche Victoriosa como de su aniversario luctuoso.

 

Ahí se anunciaron algunas actividades conmemorativas, entre las que destacan la impresión de 300 mil folletos con la historia del tlatoani para los niños de primaria y secundaria de la demarcación, talleres fuera de las escuelas, un seminario permanente y la creación de una cantata épica en náhuatl, a cargo de Samuel Máynez y Samuel Zyman.

 

Sin embargo, explica Beatriz Ramírez, debido a la pandemia del coronavirus, el programa espera nuevas fechas para su realización. “Queremos emprender el 30 de junio, como cada año, la carrera de relevos de Iztapalapa a Popotla, para llevar una ofrenda floral, y que este sea el inicio de los festejos”.

 

La cronista agrega que Cuitláhuac está muy presente en la vida cotidiana de Iztapalapa. “Descubrí que así como es importante es polémico. No tenemos certeza de su fecha de nacimiento, ni de la escritura y el significado de su nombre, ni de la fecha exacta de su fallecimiento, sólo sabemos que fue a principios de diciembre. Tampoco se sabe si gobernó 80 o menos días, ni dónde fue enterrado. Pero creo que su recuerdo sigue vivo, porque está presente en canciones, poemas, esculturas, pinturas. Creo que esta efeméride es la oportunidad de investigar más”, señala.

 

La maestra en Historia por la UNAM ha propuesto la publicación del árbol genealógico de Cuitláhuac y de su hermano, Moctezuma II, desde su nacimiento hasta nuestros días. “Es un trabajo realizado durante 20 años por el doctor Vicente Romero Villarreal, un vecino del barrio. Previa revisión de un especialista, podría publicarse”.

 

También, a principios de diciembre, se conmemorará el 500 aniversario de la muerte del tlatoani con danzas y una ofrenda floral en el monumento a Cuitláhuac, en la plaza del centro de Iztapalapa.

 

LUCHADOR TENAZ

Ramírez González detalla que Cuitláhuac fue hijo de Axayácatl y una señora noble, hija del gobernante de Iztapalapa. “Era un político hábil, uno de los principales consejeros de Moctezuma II y miembro del Tlahtocan, el consejo que elegía al sucesor al trono”.

 

Explica que ocupó el cargo de jefe del ejército mexica. “Como tal, una de sus acciones bélicas más sobresalientes fue contra los mixtecas y zapotecas, cuando estos últimos se rebelaron contra Moctezuma.

 

Beatriz Ramírez, quien es la directora del Archivo Histórico de Iztapalapa cuenta que, según el Códice Ramírez, Cuitláhuac dijo: “Plega a nuestros dioses que no metáis en vuestra casa a quien os eche de ella y os quite el reino, y quizá cuando lo quieras remediar no sea tiempo”.

 

Dice que Moctezuma finalmente ordenó que los recibiera, y así lo hicieron el 6 de noviembre de 1519. En las afueras de Iztapalapa, Cortés fue recibido por Cuitláhuac, acompañado de los demás señores de la confederación.

 

Destaca que los españoles pernoctaron una noche en Iztapalapa y al día siguiente partieron hacia Tenochtitlan, a donde llegaron el día 8 de noviembre. “Luego de un tiempo de ser hospedados y atendidos, Cortés ordenó el encarcelamiento de Moctezuma y otros señores, entre ellos Cuitláhuac”.

 

Después, prosigue la historiadora, Cortés tuvo que irse; y, en su ausencia, Pedro de Alvarado ordenó la matanza del Templo Mayor, los mexicas retiraron sus tianguis y la ciudad se quedó sin víveres. “Entonces, Cuitláhuac fue liberado para regresar la venta de alimentos. Pero éste desapareció y organizó un ejército para enfrentar a los invasores, sitiándolos en sus cuarteles”.

 

El 25 de junio de 1520, el señor de Iztapalapa comenzó el ataque al Palacio de Axayácatl, donde se hospedaban los extranjeros; y Cortés y sus tropas, tras matar a Moctezuma, en la madrugada del 30 de junio, huyeron de Tenochtitlán, pero fueron sorprendidos y atacados por los tenochcas, dirigidos por Cuitláhuac.

 

La especialista asegura que, tras ganar la batalla de la Noche Victoriosa, Cuitláhuac se convirtió en emperador. “Nunca dejó de luchar. El propio Cortés contaba que el tlatoani había enviado a mensajeros por todas las tierras del señorío, a decirles que les condonaba los tributos y servicios por un año a cambio de que le hicieran la guerra a los cristianos y sus aliados ‘hasta matarlos o echarlos de esta tierra’.

 

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.