‘Mielitis transversa’, la enfermedad que detuvo pruebas de vacuna contra COVID-19

La ‘mielitis transversa’ causó la detención de los ensayos clínicos de la vacuna contra el COVID-19, desarrollada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca, en colaboración con los gobiernos de México y Argentina, según publica el periódico estadounidense The New York Times.

El rotativo estadounidense refiere que el paciente que se sometió a las pruebas de vacunación fue diagnosticado con mielitis transversa.

Las investigaciones buscan saber si el paciente afectado tenía esa enfermedad antes del ensayo, o si la adquirió tras la inyección o si se trató solamente de una casualidad.

Cabe señala que la vacuna, desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford, había sido descrita por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como quizás la principal candidata del mundo para frenar la pandemia de COVID-19 y la fórmula más avanzada en términos de desarrollo.

Pero, ¿qué es la mielitis transversa?

Según señala la página de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, la mielitis transversa “es un trastorno neurológico causado por inflamación en ambos lados de un nivel, o segmento de la médula espinal, lo que puede causar la interrupción de las comunicaciones entre los nervios de la médula espinal y el resto del cuerpo”.

Explica que las causas para padecer la enfermedad son:

  • Infección bacterial, viral, parasitaria o fúngica
  • Trastornos del sistema inmunitario como lupus o esclerosis múltiple
  • Trastornos de los vasos sanguíneos que afectan a la columna vertebral

Los síntomas de este padecimiento están relacionados con la pérdida de la función de la médula espinal, lo que inicia con dolores en la zona lumbar.

La persona que contrae la mielitis transversa presenta los siguientes síntomas:

  • Debilidad muscular
  • Parálisis en los pies
  • Retención urinaria
  • Pérdida del control intestinal

Según señalan, los tratamientos médicos están diseñados para reducir la inflamación de la médula espinal y controlar los síntomas.

El periodo de la recuperación generalmente inicia dentro de las dos a 12 semanas del inicio de los síntomas y podría continuar hasta por dos años.

 

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.