Médicos expertos, coinciden que México no debe meter la política en asuntos médicos

*La recomendación para las autoridades mexicanas es construir hospitales de campaña para tratar los casos, ayudaría a alejar a esos enfermos de los hospitales normales.

 

 

Cuatro expertos médicos, que han analizado las situaciones complicadas de Irán, España y China, y el éxito en la contención de la región autónoma de Hong Kong, alertan que México está repitiendo errores de otros países ante la pandemia de coronavirus, comparan este virus con la pandemia de la gripa española de 1918 y piden que México no debe meter la política en asuntos médicos.

 

Revelan en qué acertaron y fallaron esos países, y coinciden en que México no debe meter la política en asuntos médicos: “Ese es el mensaje aquí. Pasó en Irán y está pasando en Estados Unidos”, resume Kamiar Alaei, experto iraní en política sanitaria y copresidente del Institute for International Health and Education en Albany.

 

Dio a conocer que “desde el gobierno iraní hubo semanas de negación frente al coronavirus por razones políticas y actuaron tarde, lo que llevó a que se expandiera por el país; cuando empezó la epidemia, el gobierno pensó que si admitía que había coronavirus en Irán, la gente tendría excusa para no participar en el aniversario y las elecciones, así que ignoraron el problema pese a que había algunos casos en ciudades como Teherán, Qum y otras”.

 

Continuó: “Nunca se empieza por muertos, siempre hay casos antes, y la pregunta es si podían saber que había casos en el país. Después de las muertes, comenzaron entre las autoridades políticas y las sanitarias a discutir si ponían o no la ciudad de Qum en cuarentena, pero entonces hubo un gran retraso a la hora de tomar medidas y cuando las tomaron fueron tibias; todo depende de la actitud del gobierno. También Italia, Estados Unidos y España no se lo tomaron en serio; durante semanas pasaron del tema, no vieron el contagio comunitario y mira cómo están”.

 

En el caso de España, ldefonso Hernández, catedrático de salud pública y exdirector General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad y Política Social (2008-2011) cuando fue la pandemia de influenza, reveló que también “se comenzó con una estrategia de contención, identificando y diagnosticando los casos y dando medias de aislamiento a los sospechosos, pronto hubo que pasar a una estrategia de mitigación, básicamente tratar que la intensidad de la transmisión no generase casos suficientes que desbordasen los servicios de salud; dada la letalidad de la enfermedad y su capacidad de contagio, la no adopción de medidas un poco más estrictas de las inicialmente previstas en cada país pudo conducir al desbordamiento de sus servicios sanitarios; sí se podían haber hecho mejores cosas en preparación y respuesta”.

 

Agregó: “Los países que consiguieron una excelente contención, circunscribiendo los casos a grupos reducidos de población, tendrán que enfrentarse en algún momento a si vuelven a la rutina, a la posibilidad de que nuevos casos aparezcan”.

 

Mientras que en China, específicamente en la provincia de Hubei, origen de la pandemia, en la universidad de Oxford, un equipo multidisciplinario realizó el artículo The Effect of Human Mobility and Control Measures on the Covid-19 Epidemic in China (El efecto de la movilidad humana y las medidas de control ante la epidemia de Covid-19 en China), el cual fue publicado el 25 de marzo en la revista Science, uno de sus autores, Moritz Kraemer, coincidió que “en China el brote apareció después de que hubiese probablemente miles de introducciones que dispararon la transmisión local en otras provincias; en nuestro estudio encontramos que en China se implementaron las restricciones a viajar tres semanas después que hubiera [positivos], lo que fue demasiado tarde para contener el brote en Wuhan”.

 

Destacó: “Ahora sabemos que para que los cierres sean efectivos, éstos tienen que hacerse mucho antes. Una vez que hay transmisión local en varios puntos, lo importante es guardar la distancia física y social, hacer pruebas y rastrear los casos”.

 

Kraemer consideró que la mayor parte de los gobiernos adoptaron una actitud de “esperar a ver qué ocurre”, lo que puede ser fatal, como se ha visto en el caso de varios Estados.

 

Ben Cowling es jefe del Departamento de Epidemología, en la universidad de Hong Kong compartió: “Nuestros primeros casos se detectaron debido a que llegaban visitantes de China en la segunda mitad de enero, pero hemos tenido un cantidad muy pequeña de transmisión local, sin evidencia, casi, de que se esté dando”.

 

Agregó que el mismo 25 de enero, con cinco enfermos detectados, se cerraron las escuelas y decretaron un parón casi total. De momento, el número total de defunciones en Hong Kong es de cuatro personas, por lo que logró suprimir la propagación por dos razones: “Identificamos casi todos los casos mediante pruebas, hasta los leves, seguido de aislamiento para los positivos y cuarentena de sus contactos cercanos; luego moderamos la distancia social, con la gente trabajando desde casa, cerrando escuelas, mejorando la higiene y haciendo que todo el mundo lleve cubrebocas”.

 

Todos los expertos, recomendación para las autoridades mexicanas que construir hospitales de campaña para tratar los casos ayudaría a alejar a esos enfermos de los hospitales normales.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.