La iglesia sepultada por el Paricutín, el volcán más joven del mundo en Michoacán

La inesperada erupción del volcán mexicano Paricutín, en 1943, hizo desaparecer por completo a dos pequeños poblados.
Sólo la Iglesia de San Juan Parangaricutiro, pudo resistir apenas el embate del volcán, quedando semienterrada bajo la lava, como mudo testigo de lo ocurrido.
Desde entonces, sus ruinas se han transformado en un atractivo turístico por encontrarse muy cerca del volcán más joven del mundo.
En la iglesia todavía se conservan en buen estado la pila bautismal y el altar, donde es común encontrar todavía flores traídas por los habitantes de San Juan Nuevo, antiguos pobladores de este lugar. Foto: pinterest.com
También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.