La delincuencia le gana la batalla al coronavirus en la capital mundial del limón persa

*Hay 8 ejecutados –y- COVID-19 lleva 3 victimas

*8 lesionados por arma de fuego y 5 contagiados por el virus

Por. José Prigadaá

 

Martínez de la Torre

El 28 de febrero se presenta el primer caso de coronavirus en México, el cual se trata de un hombre de 35 años de edad, quien viajo de Italia a la capital de la república mexicana, donde fue internado de emergencia, mientras que la Secretaría de Salud investigaba otro caso en el estado de Sinaloa.

 

Mientras esto ocurría, en el municipio de Martínez de la Torre, las autoridades de salud reportaban como estables a 6 personas que habían sido baleadas (por la delincuencia organizada) en diferentes eventos, pero simultáneamente en la capital mundial del limón persa.

 

28 de febrero, la camioneta de una maestra es manchada de pintura blanca como claro mensaje de una amenaza que fue reportada ante las autoridades ministeriales, mismas que no han descubierto quien fue.

 

El 2 de marzo fue baleado en el predio Vista Hermosa, Donaldo Barrera Clemente, de 26 años de edad, vecino de la colonia Los Olivos, el cual milagrosamente salvo la vida en un hospital de la ciudad.

 

El 13 de marzo por la madrugada hombres desconocidos disparan contra una casa, como manera de advertencia, la cual está ubicada en el bulevar Manuel Ávila Camacho de la colonia Obrera, donde solamente llegaron las fuerzas del orden para tomarse la fotografía, ya que no se presentó ningún detenido por este evento.

 

Ya por la tarde, un hombre (de identidad reservada por su seguridad) fue baleado en la  calle 1 de mayo de la colonia Luis Donaldo Colosio, lugar donde arribaron socorristas de Cruz Roja para salvarle la vida.

 

Mientras tanto, vecinos de la comunidad de María de la Torre reportaban un taxi abandonado en unas de sus calles, el cual, hasta ese momento no se dijo quién era el chofer o el dueño del automóvil que fue trasladado al corralón para que las autoridades comenzaran con las “investigaciones” correspondientes.

Ya el 31 de marzo pescadores que hacían su trabajo en el río bobos, frente a la colonia ejidal reportan la aparición de un cadáver flotando, se trataba de Gerardo Zapata González, secretario regional de la CROC y dueño del automóvil de alquiler abandonado en la comunidad antes señalada.

 

A un mes de que iniciara la pandemia en México, un hombre en el predio Santo Thomas, identificado como Joaquín Karla, de 70 años recibió por la espalda varios impactos de bala, perdiendo la vida de manera inmediata, sin que hasta la fecha su crimen haya sido resuelto.

 

Posteriormente del secuestro y asesinato de Gerardo Zapata González, de oficio taxista, el 4 de abril, otro chofer de taxi fue levantado por hombres extraños que viajaban en camionetas de lujo en la calle de Niños Héroes, de Villa Independencia.

 

Cuatro días más tarde, en la comunidad de Pueblo Viejo aparece un cadáver, con signos de tortura, degollado, por lo que campesinos al ver la escena llaman al número de emergencia 911 para reportar el hecho.

 

Mientras tanto los focos se prenden otra vez en el C4 de esta ciudad, ya que automovilistas que circulaban por la carretera federal Martínez de la Torre- San Rafael a la altura del rancho Brinco del Tigre reportaban otro cadáver tirado en el lugar, mismo que presentaba varios impactos de bala, se trataba del taxista que había sido levantado 4 días antes en Villa Independencia, y fue identificado como Omar Zarate López, (a) “el kratos”.

 

Ese mismo día, llega un hombre herido en el cuello, con arma cortante a la clínica 28 del Instituto Mexicano del Seguro Social,  el cual manifiesta a doctores y enfermeras que lo habían querido ejecutar, pero que sus agresores lo creyeron muerto y lo dejaron abandonado.

 

A la postre de saber lo que paso en el hospital de zona Manuel Ávila Camacho, fuerzas estatales sacan de este lugar al paciente para llevarlo a un lugar desconocido para su atención médica, sin que hasta la fecha se sepa algo de él de manera oficial.

 

Esa misma mañana del 8 de abril, otra persona que presentaba también cortaduras en el cuello, fue auxiliada por paramédicos de las Cruz Roja, y llevada al hospital de zona Manuel Ávila Camacho para su atención médica, señalando en el camino que también lo habían querido privar de la existencia.

 

Horas después, -a decir de policías ministeriales- un sujeto (que llegó en un taxi) ingresa al área de urgencias del nosocomio para asesinar a Ruben N, de 50 años de edad originario de la comunidad de María de la Torre, y a su sobrino, quien ya lo cuidaba de nombre Jair N, de 29 de años de edad, originario de la misma comunidad.

 

El 15 de abril vecinos de la colonia Vega Redonda reportan que elementos de la policía municipal y Fuerza Civil perseguían una camioneta Nissan, color blanca, misma que fue abandonada por el conductor al verse rodeado.

 

Dos días después, en la comunidad de Arroyo del Potrero, (Cadillo) un taxista fue auxiliado por paramédicos de la benemérita, los cuales señalan que el paciente presentaba heridas de arma de fuego.

 

Iván Palestina Vásquez, ya está fuera de peligro, nadie hasta la fecha sabe su paradero por seguridad de él y de su familia, y de los delincuentes que trataron de ejecutarlo, los detectives ministeriales señalan que nada saben.

 

Esa misma noche se reporta que en el viejo basurero hay restos humanos, por lo que “peritos” de la Fiscalía del Estado, acompañados de policías municipales, fuerza civil y Guardia Nacional se trasladan al lugar de los hechos para iniciar la “investigaciones”.

 

18 de abril, los restos humanos fueron identificados, se trataba de Israel Cornejo Rueda, de oficio electricista, y quien tenía su domicilio en colonia ejidal, mismo que día antes había sido levantado, y su camioneta abandonada.

 

6 días después, se sabe que en el lugar conocido como “El Cocal” donde ya han aparecido varias personas ejecutadas, en el municipio de San Rafael, hombres armados asesinan a Ramiro Montes González, de oficio policía del municipio de Martínez de la Torre.

 

Mientras todo esto pasa, el coronavirus ha dejado en el municipio de Martínez de la Torre, 3 muertos, 5 casos confirmados y dos sospechosos.

 

Iniciado este mes, en la colonia Saltillo, hombres armados ejecutan al ingeniero Alberto N, de 45 años de edad, y dejan con graves lesiones a su esposa Johana N, de 35 años de edad, amos originarios del municipio de Gutiérrez Zamora dejando en la orfandad a dos menores.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.