Homero Aridjis, defensor vital de la poesía

El autor no celebrará sus 80 años con sus hijas, quienes viven en Londres y Nueva York; y reveló que enfrenta el ninguneo oficial

La poesía ha sido el leitmotiv de mi vida. Si no la escribo, no me siento vivo”, afirma el poeta, novelista, diplomático y activista ambiental mexicano Homero Aridjis (1940), quien hoy cumple ocho décadas de vida.

 

En entrevista con Excélsior, el autor de Mirándola dormir, con el que ganó el Premio Xavier Villaurrutia en 1964, convirtiéndose en uno de los más jóvenes en recibirlo, comenta que ama tanto a la poesía como a la naturaleza, por eso las sigue defendiendo.

 

He tenido contacto con la poesía a lo largo de toda mi vida. Y, para mí, la naturaleza, los árboles y los animales son poesía viva”, agrega el autor de 50 libros de poesía y prosa, muchos de ellos traducidos a 15 idiomas.

 

Quien presidió el PEN Club Internacional durante seis años, de 1997 a 2003, confiesa que llega a su cumpleaños 80 feliz, “pero un tanto abrumado”, debido a que no podrá festejar con sus hijas Cloe y Eva, quienes viven en Londres y Nueva York, respectivamente, y no pudieron viajar debido a la pandemia del coronavirus.

 

La pasaré en la ciudad con mi esposa Bety, de quien he estado enamorado desde 1964. Ha sido la compañera de toda la vida. Y ahora estamos juntos en el confinamiento. Nunca pensé que a mis 80 años viviría tiempos de plaga. Estoy abrumado de ver tanta muerte”, añade.

 

El diplomático que vivió 14 años entre París, Londres, Italia, España y Grecia dice que todo está afectado por la pandemia. “Este virus abruma y cancela los proyectos personales. Ahora uno trata de sobrevivir a esta plaga. Es un virus malévolo, porque es invisible, impalpable, pero está en todas partes. La mejor defensa es el espíritu.

 

Esta pandemia es un desorden ecológico. Es producto de nuestra mala relación con la naturaleza. Es un reclamo que nos hace la naturaleza por depredarla tanto. Si no cambiamos esta relación, seguiremos de plaga en plaga”, señala.

 

De hecho, el poeta no pudo celebrar como había planeado, pues su hija Eva tuvo que cancelar la reunión que le había organizado en Brooklyn, a la que estaban invitados escritores europeos, mexicanos y estadunidenses, como Paul Auster; y tampoco pudo publicar su nuevo libro, El poeta en el Antropoceno, que propuso al Fondo de Cultura Económica (FCE).

 

También me enfrento al ninguneo oficial. El Fondo es la editorial que ha publicado toda mi poesía desde 1971, con la que tengo vínculos históricos; pero ahora no aceptó mi nuevo poemario. Hablé con Paco Ignacio Taibo II, su director, y me dio la mala noticia de que ya no publicará poesía.

 

Me siento frustrado, porque se está desairando un género que nació con Nezahualcóyotl y que en México ha tenido exponentes de primera, como Octavio Paz. Tampoco quiere reimprimir ‘Tiempo de ángeles’ (1994), ilustrado por Francisco Toledo. Se lo propuse como un homenaje al pintor”, indica.

 

Aridjis aclara que no acostumbra a celebrarse. “Pero ahora sí preparé este libro por mis 80, que reúne poemas escritos durante los últimos años. Intentaré publicarlo en España, donde espero que, por la pandemia, no se mueran mis amigos editores y escritores”.

Homero Aridjis está convencido de que es un sobreviviente. “Soy hijo de dos mitologías, la griega y la mexicana, y de dos sobrevivientes. Mi madre se salvó de ser ‘levantada’ durante la Revolución mexicana. Y mi padre, griego, escapó de la masacre de Esmirna en 1922”, cuenta.

 

En Contepec, Michoacán, cuna de la mariposa monarca, el poeta pasó su infancia y se convirtió en un ávido lector, a raíz del accidente que tuvo con una escopeta a los diez años, en enero de 1951, cuando una bala le perforó el intestino y casi pierde la vida.

 

Quería ser futbolista. Dormía con el balón al pie de mi cama. Pero ya no pude jugar y empecé a leer a Salgari y a los Hermanos Grimm. Amé la lectura y aprendí ajedrez”, recuerda.

 

El fundador en 1985 del Grupo de los Cien, integrado por artistas e intelectuales dedicados a la protección y defensa de la ecología, asegura que estudiar en la Escuela de Periodismo Carlos Septién fue el pretexto para salir de Michoacán.

 

Nunca lo ejercí, sólo al realizar los boletines y comunicar las noticias del grupo. Siempre tenía el anhelo secreto de escribir poesía y publiqué mi primer libro, Los ojos desbordados, a los 20 años”, detalla.

 

El discípulo y amigo de  autores como Rulfo, Arreola y Del Paso conjuntó su pasión por la literatura con la defensa de la mariposa monarca, la ballena gris, la tortuga marina y la Selva Lacandona.

 

No ha sido fácil. Un día me llamó el escritor Eraclio Zepeda para prevenirme de que alguien me invitaría a visitar la Lacandona; y me dijo ‘no aceptes, es una emboscada para matarte’”, evoca.

 

Una de sus acciones más recientes fue oponerse al Tren Maya. “Fui el primero en escribir mi desacuerdo en el Washington Post El medio ambiente es una prioridad más allá de los gobiernos, ya sean de izquierda o de derecha”.

 

Quien realizó dos ediciones del Festival Internacional de Poesía de Morelia, al que logró que vinieran los futuros Nobel Günter Grass, Tomas Tranströmer y Seamus Heaney, prepara su nueva novela, Autoficción, en la que evocará sus años formativos.

 

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.