Histórico que el público me pidiera un bis en Bellas Artes

Rebeca Olvera ha sido una de las pocas cantantes a las que el público les ha pedido un bis en el Palacio de Bellas Artes.

La cantante que debutó hace 15 años fue parte de un momento histórico para la ópera mexicana, ya que, junto al tenor Javier Camarena, interpretaron un doble bis, uno de los honores más grandes dentro de esta disciplina.

 

Este momento se vivió el pasado 13 de febrero, durante las primeras funciones de La hija del regimiento. “Fue una gran emoción y motivación, algo que te dice que estás haciendo bien las cosas y fue muy especial porque al parecer sucede pocas veces en el mundo. Ambos bis fueron dos eventos históricos de lo cual a mí, en el papel de Marié, me queda un recuerdo maravilloso”, afirma la soprano, quien es egresada de la Universidad de las Américas-Puebla (UDLAP).

 

“En las presentaciones que acabamos de tener en febrero en Bellas Artes de La hija del regimiento sucedió, como ya todos lo habíamos esperado, que a Javier Camarena, al término de su aria, el público lo ovacionara de pie. El él tuvo que repetir su aria. Y a mí también me pidió el público un bis. Fue extraordinario”.

 

Para la cantante de ópera que se ha presentado en diversos escenarios europeos, “un momento muy especial es el aria de un personaje, es el la ocasión estelar para interpretar una pieza musical creada para una voz solista. Y en ocasiones, cuando lo llegas a hacer muy bien, el público te aplaude tanto, lo agradece tanto que terminas repitiéndolo, y a este evento se llama hacer un bis”, explicó Rebeca Olvera durante un visita reciente a la Udlap, antes de las medidas de mitigación.

 

Durante su estancia en la UDLAP, Rebeca Olvera impartió un taller a cuatro cantantes de ópera con quienes trabajó con cuestiones de nervios o dudas de cómo dar los primeros pasos en un mundo profesional, algunos aspectos en cuanto a la voz, la posición y la técnica vocal, dándoles sugerencias de cómo interpretar y vivir lo que están contando porque “al final eso es lo que siempre se cuenta: historias de amor y desamor, entonces es cuando puedes involucrar las emociones, y el canto es mucho más rico”, explicó.

 

“Nunca imaginé que regresaría a la UDLAP para compartir mis experiencias, y debo decir que las herramientas que adquirí en esta universidad definitivamente me sirvieron y me sirven hasta la fecha, porque yo creo que esta institución no sólo se ha caracterizado por formar grandes académicos, sino por formar grandes personas enfrentadas a la diversidad y eso me parece es lo más enriquecedor para una persona, te dediques a lo que te dediques”

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.