Estos casos de desapariciones provocaron que en marzo de 2019 la Fiscalía General del Estado (FGE) detuviera a cuatro policías acusados de desaparición forzada en Coatzacoalcos por los casos de cuatro jóvenes, entre ellos, el hijo de la líder del Colectivo Madres en Búsqueda Coatzacoalcos, Belén González.

Los detenidos fueron Pedro Israel López Gómez, alias “comandante Drako”, exdelegado de la SSP en Coatzacoalcos, capturado en Cardel, así como José Armando de la O Palacios, alias “Comandante Pantros”, exdelegado de la SSP en Córdoba.

Se procedió en contra de Juan Humberto Herrera Barrera y Mucio Pérez Pérez, ambos policías rasos, quienes siguen sin recibir una sentencia.