En pandemia, el talento debe enfocarse hacia la reinvención: Jaspersen

n tiempos de pandemia la promoción de la cultura no se debe detener, aunque sí tiene que reinventarse, apuntó la secretaria de Cultura de Jalisco, Giovana Jaspersen, quien ha ido adecuando la actividad de la dependencia al aislamiento social con un programa al que llamó Cultura en Resiliencia, el cual, con 53 millones de pesos, abarca apoyo económico directo a los artistas y a nuevas modalidades de difusión y creación.

A raíz de las restricciones para acudir a museos, salas de conciertos, teatros, galerías y otros espacios artísticos, se hizo una revisión de las diferentes partidas presupuestales de la Secretaría de Cultura Jalisco (SCJ) para que los recursos que no se iban a ejercer, por tratarse de actividades que no se podrían llevar a cabo, no fueran retirados.

No fue posible del todo: hubo recortes sustanciales, como 13 por ciento al presupuesto general de la dependencia este año –poco más de 49 millones de pesos–, pero la presión de la comunidad cultural inconforme con los recortes y la gestión de Jaspersen lograron que las afectaciones fueran para los recursos operativos de la dependencia y que los apoyos directos a la creación se ampliaran.

No podemos solucionar la situación económica (de los artistas), pero buscamos generar un fondo de solidaridad como tal, que sólo se compromete a que a través de ellos su comunidad inmediata pueda seguir teniendo acceso a las artes, refiere Giovana Jaspersen en entrevista.

En primera instancia se resolvió un fondo de 20 millones de pesos para apoyar con 8 mil pesos a 2 mil 500 artistas, y los beneficiados se han encargado de dar conciertos en azoteas, de mostrar su obra en balcones, de ofrecer conferencias o recitales en línea, todo con el objetivo de que el sector no se detenga.

No era dinero que alcanzara para una comunidad estimada en 60 mil creadores en todo el estado, por lo que la SCJ incrementó 10 millones de pesos, lo que hizo que el apoyo se extendiera a 3 mil 750 beneficiarios hasta ahora.

No podíamos parar el dinamismo del sector; sabemos que habrá una crisis de público, que no se podrá consumir ni producir cultura de la misma manera, pero si el sector se hubiera detenido, hubiera sido más complicado, explica.

Generar nuevos escenarios

La funcionaria estatal dijo que ante esta situación era necesario reinventarse, obtener escenarios públicos en la calle, en las fachadas de las casas, con públicos que transitan una avenida.

Somos una especie que hoy tiene precauciones con su propia especie; creemos que el potencial de nuestro sector es que el talento se enfoca hacia la reinvención. La vida de las personas no puede estar en pausa; entonces, la energía y los empeños deben enfocarse justo a eso, a un replanteamiento.

Así, Cultura en Resiliencia se ha realizado en diferentes fases. La primera, con el anterior programa de apoyo directo a los creadores, denominado SumArte en Casa, y también hay etapas sucesivas que contemplan incentivos para la creación artística con el fin de desarrollar de proyectos innovadores, fortalecer industrias creativas y espacios culturales, así como reactivar proyectos y espacios a partir de los protocolos que contemplan las condiciones sanitarias, que sería la última etapa.

Jaspersen dice que la programación de actividades, en particular el Festival de Mayo, máximo foro anual promovido por la SCJ y que reúne en Jalisco a artistas de diferentes disciplinas a nivel internacional, también se ha tenido que adecuar a las actuales circunstancias.

Así, con contenidos promovidos vía Internet o de la televisora pública estatal, el festival salió adelante con conciertos, presentaciones de danza, charlas y clases magistrales, presentaciones de libros y circo contemporáneo, entre otras actividades. En total se presentaron 24 contenidos con cesión de derechos y se transmitieron 81 horas.

Fue, además, el primer espacio en ofrecer el ciclo completo de las 32 sonatas de Beethoven, a quien estuvo dedicada a esta edición, en el contexto del aniversario 250 del natalicio del autor alemán, el cual contó con la participación de 85 artistas, 72 de Jalisco, uno de la Ciudad de México, tres de Quebec y uno de Reino Unido.

Nadie estaba preparado para lo que sucede, y ahora, junto con los miembros del sector cultural, buscamos fortalecernos, replantear todos los proyectos y convocatorias, como el de industrias culturales y creativas, que es un fondo para emprender en cultura, explica.

Pero también el emprendimiento tiene que adecuarse a las nuevas circunstancias, y la secretaria de Cultura en Jalisco así lo ve, por lo que los apoyos serán para que los creadores se reinventen, se equipen con tecnología necesaria para transmitir el arte a distancia mientras la normalidad y los espacios culturales regresan.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.