El aislamiento refuerza lazo; lejos de su país

*Vivir en cuarentena con hijos, en una casa pequeña, en un país que, aunque sea amado, no es el suyo, es muy difícil y desata ansiedad, rabia y depresión

 

 

Vivir en cuarentena con hijos, en una casa pequeña, en un país que, aunque sea amado, no es el suyo, es muy difícil y desata ansiedad, rabia y depresión.

 

Eso está pasando en la vida de Mayra Landaverde, una madre mexicana que vive desde hace años en Milán, Italia, y quien por primera vez desde que llegó a Europa celebrará el Día de las Madres.

 

Ser madre en un momento tan delicado (la pandemia de coronavirus) es extenuante. Hay días que no quisiera levantarme ni hacer nada, estoy cansada desde el momento en que abro los ojos por la mañana”. Y aunque sean mis hijos nos estamos aún conociendo”.

 

 

Esta convicción tan presuntuosa me vino, pues mi hijo hace unos días me dijo: mamá, te voy a decir algo, estoy enamorado de Nina, pero ella está enamorada de Alexander y no sé qué hacer. Te lo cuento porque eres mi mejor amiga. Después de tan íntima confesión armamos un plan para luchar por su amor.

 

Nunca me habría imaginado que una pandemia me acercara así a mis hijos. Este año sí voy a festejar, encerrados y haciéndole una tarjetita con brillantes a Nina”, agregó la escritoria y periodista.

 

No es la misma situación para Jessica Castro, una mexicana que vive en Seattle, Estados Unidos, desde hace 18 años y tiene dos hijas, una de 20 y otra de 18 años.

 

Siempre les he inculcado a mis hijas las tradiciones y fiestas que tenemos en México, por eso festejo con ellas el Día de las Madres”, dijo a este diario.

 

Jessica destacó que en el país vecino se celebra a las madres el segundo domingo de mayo y esta vez coincidirá con México.

 

La comunidad mexicana con la que convive en Seattle festeja a las madres con flores y pasteles.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.