Detectan posible daño cerebral en enfermos de coronavirus

Médicos observan cada vez más un síntoma que se suma a la fiebre, tos y falta de aliento: muchos pacientes están tan desorientados que no saben dónde se están niño  en qué año viven.

La principal teoría es que el impacto en el cerebro es fruto de una respuesta inmunitaria excesiva, pero para confirmarla es necesario detectar el virus en el líquido cerebroespinal de un enfermo.

 

Han detectado un mayor número de posible daño cerebral en enfermos de coronavirus, debido a que presentan un síntoma que es la desorientación, pues no saben dónde se encuentran ni en qué año viven, de acuerdo con médicos de Nueva York que tratan a enfermos de Covid-19, quienes han observado esta confusión en los pacientes y explicaron que se debe a veces a la falta de oxígeno en la sangre, pero en algunos casos la desorientación parece demasiado alta en relación con el daño sufrido en los pulmones, aunado a la fiebre, la tos y la falta de aliento.

 

Al respecto, Jennifer Frontera, neuróloga del hospital universitario Langone en Brooklyn, destaca que los casos plantean interrogantes sobre el impacto del coronavirus en el cerebro y el sistema nervioso, y de acuerdo con un estudio publicado la semana pasada en la revista de la Asociación Médica Estadunidense, el 36 por ciento de un grupo de 214 pacientes chinos observados por médicos tuvieron síntomas neurológicos como la pérdida de olfato, neuralgias, convulsiones y accidentes cerebrovasculares.

 

Mientras que un artículo del New England Journal of Medicine, la revista médica estadunidense más prestigiosa, establece que médicos franceses estudiaron a 58 pacientes con coronavirus y comprobaron que la mitad de ellos estaban desorientados o agitados, y escáneres cerebrales mostraron posibles inflamaciones, por lo cual también afecta al cerebro, informó el jefe del departamento de neurología de la universidad de California en San Francisco, S. Andrew Josephson.

 

Recordó que el nuevo coronavirus, SARS-CoV-2, es posible que pueda afectar el cerebro y al sistema nervioso, lo cual ya se observó con otros virus como el VIH-Sida.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.