Artesanos de Hidalgo buscan mitigar la crisis con cubrebocas de tenangos

Ante la baja demanda en la venta de sus mercancías, provocada por el cierre temporal de destinos turísticos de Hidalgo a causa de la crisis sanitaria mundial por el Covid-19, artesanos bordadores de tenangos hicieron una pausa en la elaboración de manteles, blusas y sombreros para enfocarse en la fabricación de cubrebocas.

Es el caso de Paulina Linares, fundadora de la pequeña empresa familiar Arte Mexikaj, en el municipio de Mineral de la Reforma, Hidalgo, dedicada a la distribución y elaboración de artesanías de diversas regiones de Hidalgo.

 

Paulina relata que a raíz de la crisis provocada por la pandemia, la venta de artesanías se fue a pique, y que a principios de abril, ante la escasez de cubrebocas provocada por la sobredemanda, ideó la elaboración de dichos productos con bordados de Tenango.

 

Como las ventas se cayeron me quedé sin recursos para trasladarme a Tenango de Doria para comprar la tela de manta bordada. Entonces, recordé que hace algún tiempo compre un cuadro de tela bordada de uno por un metro, y con esa tela hice el experimento de hacer cubrebocas, lo cual resultó un éxito, relata Paulina.

 

El cuadro era mío, como adorno me encantaba, pero yo tenía que hacer algo, porque me quedé sin ventas y los gastos siguen, las deudas avanzan, agrega.

 

Fueron muchas emociones y la situación en la que estamos me orilló a hacer los cubrebocas de esa pieza que tenía; por eso me aventé a experimentar.

 

Con ayuda de su madre, quien es una experta costurera, y una máquina de coser común y corriente, Paulina logró fabricar un lote de 30 cubrebocas.

 

Por desgracia hubo mucho desperdicio de tela. Los artesanos de Tenango de Doria primero elaboran el producto, llámese sombrero o blusa, y después tejen el bordado. En mi caso, usé una tela bordada de antemano de la que recorté los cubrebocas sobre cada dibujo, explica.

 

Para agregar efectividad en evitar el contagio, Paulina dotó a sus cubrebocas de un anexo para guardar cinco filtros quirúrgicos intercambiables, lo cual hizo que se elevara el costo, pero la idea era que sirvieran de barrera para los virus y bacterias.

 

Los cubrebocas, debidamente empaquetados en bolsitas de plástico, llevan una etiqueta de cartón con la leyenda: Quiero compartir el trabajo de un mexicano y darte las gracias por valorarlo. Paulina los puso a la venta en línea y volaron.

 

Muchos los tuve que mandar por paquetería por la dificultad que hay para movilizarse entre las entidades. Incluso ya se han comunicado conmigo compradores de otros estados, pero en este momento no tengo forma de acudir a Tenango de Doria para comprar más tela bordada, ya que a causa de los filtros sanitarios se ha limitado el paso a ese municipio, lamenta.

 

Tras señalar que busca alternativas con el fin de adquirir la materia prima para sus cubrebocas, Paulina descartó suplantar los tradicionales bordados.

 

La base de mis cubrebocas debe ser forzosamente tela de manta bordada en Tenango de Doria; si no es así, no los voy a elaborar, porque sería ir en contra de los principios que me inspiraron a fundar Arte Mexicaj, o sea, promover las artesanías originarias de Hidalgo mediante la venta y distribución de productos originales, no falsificados, copiados o plagiados, como hace un año hizo la casa de modas Carolina Herrera.

 

Por ello, Paulina llamó a las autoridades estatales y federales a buscar soluciones para ayudar a los pequeños productores de artesanías que en este momento se dedican a la elaboración de cubrebocas con bordados de Tenango de Doria, tanto para que tengan materia prima como para que puedan sacar sus mercancías al mercado, pese a las dificultades de movilidad que hay en el país por la crisis sanitaria.

 

Pidió a las autoridades que estén alertas para evitar que la tela bordada en Tenago de Doria, que sirve de base para hacer los cubrebocas, sea falsificada o pirateada por fabricantes de origen chino.

 

Estoy segura de que no van a tardar en tratar de falsificar los bordados para hacer productos de mala calidad.

 

Los cubrebocas de Arte Mexikaj son lavables y reutilizables, con doble tela, evitan el paso de fluidos y cuentan con cinco filtros quirúrgicos, que se guardaban en un anexo de tela.

 

Tras confiar en que obtendrá la tela bordada para elaborar sus cubrebocas, Paulina Linares dijo que para vender sus productos, únicamente cuenta con Internet. No tengo ningún local. Todas las ventas que hago son a través de redes sociales Facebook e Instagram, o por Whatsapp, en el número 55-3241-3515.

 

Paulina no es la única que elabora cubrebocas usando tela bordada de Tenango de Doria. Diversas cooperativas de artesanos de ese municipio emprendieron también su producción, como Creando Tenangos, que tiene más de 30 años de experiencia en el ramo.

 

En cuanto a los precios, éstos varían según el fabricante, y van de 120 a 150 pesos por pieza.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.