Alpha Centauri, primera escala en la búsqueda de vida extraterrestre

El sistema estelar más cercano a la Tierra, conocido como Alpha Centauri, será el objeto de una misión espacial australiana destinada a buscar mundos habitables a solo 4 años luz de nosotros.

Un proyecto liderado por la Universidad de Sydney buscará descubrir exoplanetas potencialmente habitables en el sistema estelar Alpha Centauri, ubicado aproximadamente a 4 años luz de la Tierra. Los investigadores emplearán un telescopio denominado Toliman para intentar identificar mundos similares a la Tierra en nuestro sistemas estelar vecino

Según informa la citada universidad, el objetivo final es enviar pequeñas sondas a Alpha Centauri, una vez identificados los objetivos prioritarios gracias a las observaciones realizadas con el telescopio. La nave espacial sería propulsada por la presión de la radiación, debido a una matriz láser terrestre externa de alta potencia, que se reflejaría en una vela en la nave espacial. Esto le permitiría alcanzar una velocidad equivalente a una quinta parte de la velocidad de la luz, en solamente diez minutos, llegando a destino en alrededor de 20 años.

 

El vecino a explorar

Alfa Centauri es el sistema estelar más cercano al Sol y dispone de tres estrellas: Alfa Centauri A, Alfa Centauri B y Alfa Centauri C. El sistema de tres estrellas unidas gravitacionalmente ha llamado desde siempre la atención de los astrónomos, no solo por su cercanía a la Tierra sino además porque es muy probable que contenga planetas en su zona habitable. Se trata de la región calentada por la luz de las estrellas que lo forman, una zona en la que el agua líquida podría persistir en la superficie de un mundo rocoso.

 

Los esfuerzos para descubrir planetas en Alfa Centauri no comienzan con este proyecto australiano. En 2012, un grupo de científicos identificó un planeta orbitando la estrella Alpha Centauri B, que fue denominado Alpha Centauri Bb. Sin embargo, en 2015 un nuevo estudio desmintió este hallazgo. En tanto, sobre el inicio de este año se anunció el posible descubrimiento de un planeta similar a Neptuno orbitando la estrella Alfa Centauri A, pero aún no ha sido completamente confirmado.

Las expectativas aumentan si consideramos que la búsqueda en Próxima Centauri o Alfa Centauri C, una estrella enana roja que según muchos astrónomos también conforma el sistema Alpha Centauri, ha demostrado ser más fructífera. Allí los científicos han identificado un mundo de un tamaño similar a la Tierra, bautizado como Próxima b.

 

El telescopio Toliman

Según un artículo publicado en Scientific American, los investigadores australianos piensan terminar y lanzar el telescopio a la órbita de la Tierra en 2023, comenzando así la búsqueda desde el espacio. El telescopio Toliman tendrá el tamaño de una caja de zapatos, y estará especialmente diseñado para la identificación de exoplanetas rocosos similares a la Tierra, también llamados “Súper-Tierras”, en el área supuestamente habitable del sistema Alfa Centauri. Vale destacar que el telescopio ha recibido la aprobación de la NASA, entre otras entidades privadas y estatales.

 

El telescopio empleará una tecnología conocida como pupila difractiva para estudiar las estrellas: en vez de tomar imágenes de muy alta resolución, extenderá la luz de las estrellas en miles de píxeles, para buscar en esa “foto ampliada” una especie de huella digital. Esta huella establecerá la posición espacial de cada estrella en el cielo, permitiendo posteriormente buscar el “rastro” de los posibles planetas.

 

Llegar a Alfa Centauri

Pero el telescopio es solamente la primera parte de este ambicioso proyecto. Los astrónomos y físicos australianos suponen que dos años de observaciones podrían ser suficientes para identificar exoplanetas potencialmente habitables en el sistema. Esto permitiría comenzar a pensar en el tramo final de la iniciativa: lanzar una sonda con destino a Alfa Centauri.

 

La propulsión de esta nave espacial supone la puesta en marcha de una nueva tecnología, que aprovechará la presión de radiación, el mismo fenómeno que hace posible que las colas de los cometas se alejen del Sol. La idea es emplear un rayo láser de máxima intensidad, que ejercerá la presión sobre una «vela» altamente reflectante, para lograr así propulsar la nave.

 

¿Estará finalmente en el sistema estelar Alfa Centauri esa “nueva Tierra” tan buscada? ¿Qué formas de vida podrían albergar los potenciales exoplanetas a descubrir? Son solo algunas de las preguntas que la misión australiana buscará resolver en los próximos años.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.